Los acontecimientos actuales demuestran que nuestra profesión también está bajo el manto protector de Dios. La confirmación de ello se encuentra en el Salmo 62:3: «sólo él mi roca, mi salvación, mi ciudadela,
no he de vacilar.»

Queremos dar las gracias a todas a aquellas personas que rezan a diario por el trabajo policial, por los agentes de policía y por sus familias. Gracias también a la comunidad God bless Switzerland de Zúrich.

Si desea participar en las oraciones, haga clic aquí para registrarse ahora mismo.